martes, septiembre 14, 2010

LA SOMBRA DEL VIENTO, por Carlos Ruiz Zafón


CONTRAPORTADA

Un amanecer de 1945, un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja; El Cementerio de los Libros Olvidados. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambia el rumbo de su vida y le arrastra a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad. La sombra del viento es un misterio literario ambientado en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX, desde los últimos esplendores del Modernismo hasta las tinieblas de la posguerra.

Si hay algo en lo que están de acuerdo casi todos los lectores (y críticos) sobre un autor como Carlos Ruiz Zafón, es que ha conseguido que mucha gente se embarque en el apasionante universo de la lectura.
Y esto no es fácil.
Muy pocos escritores tienen ese don,…. el de enganchar savia nueva.
Ya sé que a priori, si nos ponemos estrictos en la materia, podemos encontrar numerosos errores en algunas de sus novelas, tanto argumentales como gramaticales. Y que repite subtramas en algunas de ellas.
Pero no, yo no voy a ir por ese camino, como me ha sorprendido el poder comprobar que han hecho muchos internautas en las diferentes bitácoras que circulan por la red.
Concretamente, con la novela que nos ocupa, “La Sombra del Viento”, es verdaderamente sangrante lo que uno puede leer.
Yo primeramente quiero señalar algo muy simple: es muy fácil criticar, pero extremadamente difícil hacerlo con coherencia.
Todos los que de vez en cuando nos dedicamos a criticar o analizar alguna obra, elegimos (consciente o inconscientemente) algunas de las siguientes vías:
1.- La crítica como insulto: ya sea al autor o a la obra en sí. Normalmente es porque no tenemos otro tipo de argumentos.
2.- La crítica como spoiler de la obra: nos dedicamos a desgranar la obra, página por página, relatando hasta el más ínfimo detalle. O simplemente desvelamos hechos fundamentales en la trama, cosa bastante frustrante para el que piense en leer dicho libro, quitándole cualquier aliciente. En fin, es como si te desvelaran el final de la película antes de empezar a verla.
3.- La crítica como mera impresión personal: a diferencia de la primera opción, aquí simplemente decimos lo que nos ha parecido la obra, sin entrar en descalificaciones personales. Hablando de algún hecho o personaje que nos haya impresionado, pero sin desvelar nada importante.
Esto no quita, que si la obra no nos ha gustado, no dejemos de decirlo. Eso sí, siempre siendo un poco cuidadosos al decir el porqué.
Pues bien, con esta novela de Zafón, me he encontrado muchísimas críticas de la primera opción, la mayoría de ellas sin fundamentar. Y no lo entiendo.
Para mí Zafón, logro atraparme desde el primer momento con esa genial idea del Cementerio de Libros Olvidados, la cual no termina de desarrollar del todo para mi pesar.
Pero ello no quita, que con su particular prosa me transportase hacía esa época para poder disfrutar en primera persona de las vivencias de Daniel Sempere en su búsqueda de la verdad sobre Julián Carax.
Se dice que quien busca errores los suele encontrar, y quizás porque yo no lo hice, pude disfrutar de esta novela como muchos millones de lectores.
Es verdad que la trama se hace a veces bastante larga en su desarrollo, sobre todo con algunos pasajes demasiado extensos, pero en conjunto te crea tal adicción que uno no puede dejar de leer.
Hay algunos personajes que son antológicos (ej: Fermín Romero de Torres), de esos que una vez pasado los años, es lo que mejor recuerdas de la novela.
Sinceramente, se la recomiendo a todo el mundo.

viernes, septiembre 10, 2010

HIJOS DE LOBOS, por Tanith Lee





CONTRAPORTADA

"Incluso en el mundo actual quedan rincones en los que las fuerzas malignas del pasado siguen proyectando sus sombras terroríficas. Cuando el joven Christian llegó a la gran mansión que acababa de heredar en una remota comarca de Francia, lo único que sabía era que existían otros pretendientes a las propiedades del viejo edificio y las tierras. A pesar de que los aldeanos le reconocieron como el señor de la mansión, dos personas surgieron del bosque para dejar claro que también estaban interesadas en ella. Y con esas personas llegó el miedo y el deseo, el terror y el amor...una combinación que podía ser irresistible... y también fatal."


Es una pena el que me haya topado con este libro de Tanith Lee, el cual tengo que reconocer me ha decepcionado bastante.

Tampoco es que esperaba mucho de él.

Simplemente, lo tenía en la estantería, y por sus dimensiones pensé que podría ser una lectura rápida y amena.

Y he aquí que no.

El habitual método de narrar de Lee que hace que sea una muy buena experiencia el leer una de sus novelas o cuentos, no lo encontramos aquí en esta historia.

Una historia al más puro estilo “caza de brujas”, en este caso de hombres lobos, y con dosis de suspense y erotismo, pero que una vez terminada nos deja bastante fríos.

Mal desaprovechada, con muchas lagunas argumentales, y un desarrollo de los personajes que no llega a ser del todo satisfactorio.

Lo que si saco en claro, y quizás es lo que la autora quería hacer destacar, es que los malos no son siempre los que a priori podrían ser.

En este caso, vemos como por culpa del mistiscismo o miedo a lo desconocido y por las influencias tradicionales o religiosas de una poblacíon, la bestialidad del hombre supera con creces a la de la propia bestia.

Desde la perspectiva del lector, nos posicionamos a favor de la pareja de hombres lobos, al ver con que irracionalidad son atacados por una muchedumbre histérica e imbuída por fuertes supersticiones.

Y ya está, no espereis sacar más conclusiones de este relato de Lee, el cual no está a la altura de la calidad literaria demostrada en anteriores obras suyas, las cuales, dicho sea de paso, muy difíciles de encontrar traducidas al español.

Como recomendación de la autora, no dejeis de leer “Volkhavaar” y “El Señor de la Noche", sendos premios Gigamesh a la mejor novela de Fantasía en 1986 y 1987.

jueves, septiembre 02, 2010

LA CONQUISTA DE OXIT, por Carlos González Sosa




CONTRAPORTADA

“Los tambores de guerra suenan en la lejanía con su amenazador canto. Las huestes de orcos, trolls y crueles mercenarios avanzan sin cesar, sembrando el terror a su paso. Nadie podría imaginar que en las Montañas de los Doce Túneles se escondía un mal tan terrible y poderoso, encarnado ahora en la despiadada Señora de las Minas, que tratará de someter las ricas Tierras de Meed bajo el yugo de su espada. Muerte o esclavitud son las únicas opciones ante tal amenaza, pero un joven humano, un elfo exiliado y un misterioso mago harán todo lo posible por defender su hogar del peligro que les acecha. Sólo con la ayuda de los aguerridos enanos y de las valerosas Órdenes de Caballería se podrá hacer frente a tan sanguinario enemigo, sin embargo todos ellos habitan en las lejanas tierras del sur y el tiempo apremia.”


Es curioso saber que el autor del siguiente libro, Carlos Gonzalez Sosa, nació y reside en Gran Canaria (al igual que este servidor) y además es seguidor de Fansworld.

Probablemente pensaréis: …”ya está, vamos a leer la crítica de un colega suyo”….., y nada más lejos de la realidad.

No solo no tengo el gusto de conocerlo, es que ni tan siquiera he tenido algún tipo de contacto con él alguna vez.

Simplemente, por pura casualidad, en la última feria del libro celebrada en la ciudad, entre otros libros, adquirí un ejemplar “La Conquista de Oxit”, primer volumen de Las Tierras de Meed.

Esto me parece importante reseñarlo para dejar claro mi imparcialidad ante las siguientes palabras.

La realidad es que del momento en que leí la contraportada y supe que era un autor canario, me pico la curiosidad y quise saber más.

Y es que cuando uno se sumerge en la lectura de este primer tomo de “Las Tierras de Meed” y se ve inmerso en los acontecimientos dramáticos que suceden en los primeros capítulos, nos damos cuenta de que el autor nos ha enganchado hábilmente en la trama de tal manera de que no somos capaces de dejar de leer.

Enseguida nos encariñamos con los dos personajes principales, Nais y Noak, a los cuales, el destino parece haber preservado dos caminos totalmente diferentes, pero que inevitablemente, están abocados a volver a cruzarse.

Y es esto último, uno de los hechos que más gratamente me ha sorprendido del autor: el como manejar dos personajes que a priori nos despiertan los mismos sentimientos de simpatía, y que a lo largo de los acontecimientos que se narran, vamos cambiando nuestro parecer sobre uno de ellos.

Una dualidad entre el bien y el mal, muy bien narrada que aunque suele ser un artiquetipo muy repetitivo en muchas novelas de fantasía, no por ello deja de sorprendernos aquí.

Es verdad, que a medida que van surgiendo los personajes secundarios, vamos encontrando similitudes e influencias claras de otras grandes sagas del género, como son la “Dragonlance” y “El Señor de los Anillos”: Las Ordenes de Caballeros; Los Magos; cierto Halfling que recuerda muchísimo a un Kender muy conocido de la Dragonlance; también un aguila gigante que sirve de montura a un mago, recordándonos a la relación entre Gwaihir y Gandalf; etc……

Pero no nos dejemos engañar, a pesar de todas estas influencias, Carlos consigue imponer su impronta a todo este universo de nueva creación, convirtiéndolo en uno más a tener en cuenta en toda biblioteca selecta que se preste.

En fin, este humilde servidor os invita a que le deis un voto de confianza a Carlos Gonzalez Sosa y a sus “Tierras de Meed”.

Yo por mi parte, corro a la librería más cercana para adquirir la segunda parte de esta ¿trilogía?, titulada “Ýlioran”.

P.D.: ya que tenemos al autor por aquí, espero que Carlos nos deje algún comentario sobre su obra....(please......)