domingo, junio 07, 2009

RONIN - Frank Miller

"Cuando un nuevo dibujante entra en escena y sorprende a todos con su trabajo, lo llaman joven promesa. Cuando ese mismo dibujante también entinta su propio trabajo, y le confiere al mismo honradez, integridad e identidad, lo llaman artista completo. Cuando ese mismo artista dibuja, entinta, escribe y supervisa el producto acabado, creando un fenómeno que capta el interés de toda la industria del comic norteamericano, lo llaman Frank Miller, y el producto se llama RONIN."

Bill Sienkiewicz



La verdad es que después de leer esta cita de Bill Sienkiwicz sobre la obra de Miller, poco podemos decir.

Sin embargo, voy a intentar añadir algún detalle sobre el autor y el comic que nos ocupa.

Frank llegó a DC, después de una etapa triunfal con Marvel y la colección de Daredevil. Para muchos (entre los que me incluyo), la mejor etapa de este personaje.

Además, había sido el creador de uno de los personajes más eróticos y peligrosos de toda la historia del comic: Elektra.

Pero claro, Miller quería algo más. Quizás el poder tener control total en la creación y desarrollo de un comic. Poder decidir los designios de los personajes creados, y si llegase el caso, eliminarlos definitivamente.


Y como no, tener los derechos de autor, y no la Editorial, como es costumbre en este mundillo.

Todo esto se lo ofreció DC, y gracias a ello, realizó esta indispensable obra del comic, que si bien al principio no tuvo mucho éxito, en sucesivas reediciones se agotó en todos los mercados internacionales.

Hoy en día está considerada como una de sus obras más personales.

Ronin es un samurai del siglo XIII que pierde su honor al ser asesinado su maestro, y debido a ciertas circunstancias, parece despertar en el siglo XXI, un futuro apocalíptico y corrupto donde tendrá oportunidad recuperar su honor.




Aquí podemos apreciar una gran influencia en Miller, de algunos artistas europeos (Moebius en la parte futurista) y también de otros más clásicos de la historieta japonesa (la parte del Japón Feudal, el protagonista principal y en general la estética de todas las escenas de acción).

Es tal, la potencia visual y artística del comic, que a veces uno tiene la sensación de que los textos molestan. Solo deseas pasar las páginas y recrearte en cada detalle minimalista del dibujo del autor.




En fin, que si tenéis posibilidades de haceros con esta miniserie, no dejéis escapar la oportunidad.

Os aseguro que no os dejará indiferentes.

Como curiosidad, y antes de finalizar, os diré que Ronin será llevada al cine próximamente, y será la tercera obra de Miller que lo haga, después de "Sin City" y "300".