lunes, octubre 26, 2009

ROSAS BLANCAS PARA WOLF, por Carlos Hugo Asperilla

La verdad es que me he llevado una grata sorpresa con la lectura de este libro de Carlos Hugo Asperilla.

En el mismo nos encontramos a Wolfgang Sokrates Von Helldorf (en adelante Wolf), un adolescente de la Alemania Nazi que pertenece a las Juventudes Hitlerianas, en parte a la influencia de su padre que es militar y también porque es lo que hace todo buen alemán digno representante de la raza aria.

Sin embargo, a medida que avanzamos en la lectura, somos testigos de cómo lo que en principio es una firme convicción en la ideología transmitida por el omnipresente Hitler, poco a poco se va desmoronando por culpa de las dudas que le van surgiendo y el no tener una persona cercana a quien planteárselas por miedo a las posibles represalias.

Su madre falleció hace tiempo y se encuentra al cargo de una niñera-criada llamada Gretchen, la cual le toca sobrellevar esa difícil etapa de todo joven, en la cual se vuelven algo rebeldes y creen que son autosuficientes….

Además su padre se encuentra de viaje en misión secreta para un alto cargo nazi llamado Rudolf Höss (¿os suena?), y su hermana mayor, Gudrun, está estudiando Medicina en la Universidad de Munich.

En esta situación de desamparo emocional, Wolf se replantea internamente si la postura contra los judíos es la correcta y si no serán mentiras los rumores que empiezan a circular sobre campos de exterminio de todas las razas inferiores.

A todo esto, su hermana contribuye a acrecentar sus dudas con la correspondencia que le manda regularmente. En ella, Gudrun le hace partícipe de su ingreso en un grupo rebelde, opuesto a toda la ideologia nazi, llamado “La Rosa Blanca”.

Con todo esto, y a partir de unas confesiones que hace Wolf a Gretchen y a su superior en las Juventudes, su mundo que estaba perfectamente planificado y controlado, empieza a desmoronarse rápidamente, convirtiendose en un completo caos.

Como ya dije al principio, me ha encantado la lectura de esta novela, por su sencillez a la hora de describir los acontecimientos sucedidos, y al mismo tiempo, la profundidad de los hechos transmitidos.

El autor se vale de un personaje (¿ficticio?) para contarnos algo que ocurrió realmente sin omitirnos la crudeza de los campos de concentración, desde como se concibieron a la búsqueda por parte de la SS del método bautizado como la “solución final”. Este no es otro que la manera más fácil y económica de exterminar a judíos en masas.

Al mismo tiempo podemos observar la pasividad y la manera de ignorar lo que estaba sucediendo en las fronteras por parte de los ciudadanos alemanes, al punto de desmentirlo totalmente.

Una obra que aconsejo leer, y que engancha desde la primera página. Ahora eso sí, si ya lo habeis hecho, ¿qué os ha aparecido?......

3 comentarios:

Juanjo dijo...

Tomo nota Carlos, pinta muy bien.

Espero que ya hayas encontrado el gadget (en mi blog abajo del todo).

En "Si no lo escribo... reviento", Markos también lo tiene.

Un saludo.

Rick Blaine dijo...

Yo también lo apunto Carlos.

Gracias por la recomendación, un saludo.

Cechave dijo...

- Juanjo: El libro está bien, teniendo en cuenta que su autor solo ha escrito dos novelas.

En cuanto al gadget, no logro ponerlo, porque no sé de donde lo sacasteis....

- Rick Blaine: Como siempre, un placer....