domingo, mayo 31, 2009

EL FIN DE LA ETERNIDAD, por Isaac Asimov

Lo más normal a la hora de decidirse en analizar un libro de la extensa obra de un autor como Isaac Asimov, y lo más fácil, es elegir uno que corresponda a la famosa “Saga de las Fundaciones” u otro que haya recibido premios en algún certamen literario.

Pero no se si por ir a contracorriente, quizás es mi caso, que al final he optado por una de sus novelas menos conocidas, “El Fin de la Eternidad”.


Y es que como principiante que soy en este género, es de agradecer de vez en cuando, libros como este que no se pierden en complicados teoremas para explicar las numerosas tesis y hechos planteados en el mismo.

De hecho, salta a la vista la simplicidad con que está escrito y la facilidad que tiene el autor de engancharnos en la trama con unos personajes tan interesantes como son Andrew Harlan, Noys Lambent, Laban Twissell, etc…

En un principio, Asimov creo esta historia como un relato de 25.000 palabras para una revista de Scfi, pero gracias a una llamada del director de la misma y la buena acogida que tuvo en el entorno, decidió ampliar la extensión de la historia a como la conocemos hoy en día.

Si sois magnánimos conmigo, me permitiréis un pequeña licencia con la siguiente afirmación: “El Fin de la Eternidad” es, junto con “ La Máquina del Tiempo” de H. G. Wells, la mejor novela que existe sobre viajes en el tiempo.

Y no os creáis que soy el único que hace esta afirmación, como podréis comprobar si investigáis un poco por internet.

En la novela nos encontramos con un ente (o institución) llamado “La Eternidad”. Esta organización se encuentra desplazada del tiempo tal como lo conocemos, y desde ahí estudia las diferentes realidades posibles.

Si en alguno de sus análisis lo creen necesario, reconducen el curso de la humanidad para evitar cualquier desastre natural o conflicto bélico.

Andrew Harlan (el protagonista principal) es un Ejecutor encargado de realizar dichos cambios, siempre bajo la directriz del principal Programador de La Eternidad, Laban Twissell.

Andrew es el mejor en su puesto, simbolizando todo lo que se requiere del mismo: exactitud en los cambios y una absoluta ausencia de emociones. Una persona adusta y fría de carácter.

Sin embargo, todo esto cambia cuando le asignan la instrucción de un Aprendiz, el cual se está especializando en Historia Antigua y que por alguna extraña razón, recibe un trato especial de su superior Twissel.

Para complicarlo todo más Harlan es requerido por un antiguo superior, Finge, para que resida durante una semana en la realidad del siglo 482º y estudiar de primera mano los hábitos aristocráticos de unas determinadas personas antes de realizar un modificación en dicha era. Todo esto, fuera de los procedimientos normales de la organización.

Y es aquí donde conoce a una aristócrata, Noys Lambent, la cual había estado unos días antes en “La Eternidad” a petición del propio Finge, algo totalmente prohibido también por las normas.

Harlan cree que Finge le ha preparado una encerrona, debido a su enemistad mutua del pasado, sin embargo es incapaz de evitar enamorarse de Noys al convivir un tiempo con ella.

Fruto de este amor, y de recientes descubrimientos sobre su Aprendiz, le lleva a replantearse por primera vez en su vida si es conveniente ejecutar un cambio en dicha realidad. A partir de aquí, comienza una carrera o escapada hacia el futuro, incumpliendo todas las normas de “La Eternidad”.

Lo que no sabe él, es que todos sus movimientos están supervisados (¿y orquestados?) por los habitantes se “Los Siglos Ocultos”, más allá del 70.000º.

En fin, una novela que te atrapa desde el principio por su narrativa simple, pero que a la vez nos plantea sub-tramas algo más complejas.

Como dicen en muchos círculos, en esta novela , Asimov resuelve de forma brillante la paradoja temporal : ¿Qué pasaría si retrocedo al pasado y, de alguna manera, provoco la muerte de mis abuelos?, ¿Cómo puedo entonces estar yo vivo?.

¿No lo sabéis?, pues nada, a leerse este libro, que además de contestaros esta pregunta os va a proporcionar un buen rato de entretenimiento.

jueves, mayo 28, 2009

Brian Mcknight - R&B Moderno

Este Post, se lo quiero dedicar a todo un crack del R&B, que quizás no es tan valorado y conocido a este lado del Atlántico.

Me estoy refiriendo a Brian Mcknight.




Las notas musicales ya le corrían por las venas casi al nacer, en el seno de una familia de músicos, siendo su hermano Claude componente de la banda Take 6.

Ya de pequeño cantaba en el coro de la iglesia y a medida que fue creciendo, no solo se ha dedicado a cantar, sino que también ha demostrado tener habilidad para tocar diversos intrumentos: el piano, la guitarra eléctrica, acústica, electroacústica y la trompeta.



Todo esto lo alterna con su faceta de productor y compositor.

Con 19 años firmó su primer contrato con una discográfica (Mercury Records), con la cual sacó tres discos al mercado.

Su primer single “The Way Love Goes” ocupó el puesto número 19 de las listas de éxitos y el siguiente éxito, “Love Is”, un dueto con Vanessa Williams, ocupó el puesto nº 3 de las Billboard del pop.



El último de los álbumes que sacó con Mercury Records(Anytime), fué todo un éxito en EEUU.

Pero la gloria en este mundillo le vino con su cuarto album (Back At One), el cual fué el espaldarazo definitivo a nivel internacional.



A partir de aquí ha tenido múltiples colaboraciones con artistas de la talla de Puff Daddy, Mary J. Blige, Vanessa Williams, Mariah Carey, Boyz II Men o Quincy Jones.

A día de hoy tiene en su haber 10 discos y 16 nominaciones a los Premios Grammy.



En el 2007, decide tomarse un respiro y abre una nueva faceta en su vida, como conductor de un programa de radio en Los Angeles, al mismo tiempo que colabora en alguna obra en Broadway.



Bueno, espero que los incondicionales me perdonen si me he olvidado algún dato significativo.

Como siempre, espero vuestros comentarios.

viernes, mayo 08, 2009

1.997, RESCATE EN NUEVA YORK

Si hay un Director de Cine capaz de sacar algo de provecho de un proyecto con poco presupuesto, medios precarios, actores no demasiado conocidos o con caché medio-bajo, y garantizar un mínimo de Fans (fanáticos de sus obras) ese es sin lugar a dudas John Carpenter.

Y es que estamos ante un director, que durante muchos años sus películas se han movido más en la serie B, pero que a la vez arrastra una legión de seguidores que están al tanto de cualquier novedad de su trabajo. Llegando a veces a idolatrarlo y decir de él que es un referente del cine macarra o políticamente incorrecto.

Y hoy vamos a hablar de uno de sus grandes éxitos que refleja muy bien todo esto que hemos comentado. Me estoy refiriendo a “1.997: Rescate en Nueva York”.

La película se estrenó en 1.981, con un presupuesto de 7 millones de dólares y recaudó cerca de 25 millones en taquilla, por lo que fue un rotundo éxito.

Junto con su anterior película (La Noche de Hallowen), la cual tuvo muy buen resultado en las taquillas, Carpenter se puso en primera línea de directores más rentables en términos inversión-resultados.


Con un guion que tenía escrito desde hace tiempo, y con unos medios pobres, tan característicos en él, se sacó de la manga esta genial película futurista, en una época en que a todo el mundo le daba por teorizar sobre cual iba a ser nuestra realidad en un futuro no muy lejano.

Antes de continuar con el análisis, y si por si acaso os da por conseguir una copia de esta película para visionarla, os quiero advertir que para poder disfrutarla, no podemos ser muy críticos con los efectos especiales y el poco despliegue de medios.

De hecho, hoy en día a más de unos nos saca una sonrisa al ver como está rodada la película, si la comparamos con las actuales grandes superproducciones…


La trama es bien sencilla:

“el nivel de actos delictivos a crecido proporcionalmente al aumento de la población mundial, y en los EEUU se escoge la Isla de Manhattan, para convertirla en una enorme prisión y aislarla del resto del mundo. Y aquí comienzan a residir los peores criminales, o sea los desechos de la sociedad.

En una semana importante, en la cual hay una cumbre mundial de líderes de estado, el Presidente de los EEUU (Donald Pleasence), sufre un accidente con el Air Force One, del cual logra escapar por medio de una cápsula de salvamento, con tal mala fortuna de que se estrella en dicha isla de proscritos.

Un grupo de soldados de élite, comandados por Hauk (Le Van Cleef), el cual opera desde La Estatua de la Libertad, fracasa estrepitosamente en un intento de rescatar al Presidente.

En vista de las circunstancias, deciden probar otra estrategia, recurriendo a un prófugo, Snake Plissken (Kurt Russell), ex-militar condecorado, pero renegado por su carácter y rebeldía. Todo un anti-heroe, al que le ofrecen redención y libertad con la condición de cumplir la misión.



Cuando Plissken llega a la Isla, se da cuenta de que la tarea no va a ser fácil, ya que el Presidente es rehén de un peligroso asesino apodado El Duque (Isaac Hayes), que tiene bajo su control toda la Isla, en la cual impera un modelo de anti-estado, similar a la Anarquía.

Lo curioso de esta película, es que a medida que se van desarrollando los acontecimientos, Carpenter consigue que los espectadores estén de parte de los delincuentes, y en especial de la peculiar visión que tiene de la sociedad el personaje protagonista.

Con este papel, Kurt Russell se convertiría en el actor fetiche del Director, llegando a trabajar juntos en numerosas ocasiones: La Cosa, Golpe en La Pequeña China, 2013 Escape From L.A.,….



Donald Pleasence está genial también en su papel de Presidente, dándole un aire patético al personaje, que a la mínima se convierte en un guiñapo de persona. Un pusilánime, acobardado ante la posibilidad de perder la vida, sin pararse a pensar en ningún momento que el toma decisiones todos los días que implican la pérdida de otros en semejantes condiciones.

No sería justo el no poner en un lugar destacado en este film a otros dos pedazos de actores, Le Van Cleef y Ernest Borgnine.

El primero por la réplica que le da al personaje de Russell, en cuanto a lucha de caracteres fuertes y con egos muy definidos, y el segundo por que siempre fue un secundario de lujo en muchas películas de Hollywood.



Esta película tuvo una secuela en 1.996 (2013: Rescate en L.A), completamente olvidable por su patetismo en las situaciones, y es que, si al primera le perdonamos todos sus defectos por el momento en que se rodó y con que medios, a la segunda no es de recibo que repitiesen lo mismo, incluso empeorándolo con situaciones absurdas en algunos momentos de la trama.

Por lo que tengo entendido, hay un acuerdo para realizar una tercera entrega, en la cual parece estar confirmado Gerard Butler. Pero todavía son rumores.



Para finalizar este artículo, una cuantas anécdotas:

- Para interpretar a Snake Plissken, el director había pensado en Clint Eastwood; al no fructificar las conversaciones, pasaron a ofrecérselo a Tommy Lee Jones, el cual lo rechazó. Con lo cual, al final se escogió a Kurt Russell, quien si aceptó y fue todo una cierto, ya que no es difícil imaginar al personaje con otro actor hoy en día.

- El protagonista de la saga de videojuegos Metal Gear Solid se llama Solid Snake (Serpiente Sólida). Es un pequeño homenaje hacia la película de Carpenter, ya que el director del juego, Hideo Kojima lo reconoció públicamente, declarando que 1997: Rescate en Nueva York es una de sus películas favoritas de todos los tiempos. Además en Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, Snake utiliza un pseudónimo Iruqois Plissken, otro homenaje más.

lunes, mayo 04, 2009

EL GRAN HEROE AMERICANO - Serie de los 80´s

Uno se pregunta, ¿que fué lo que hizo que esta serie ganase la encuesta que terminó la semana pasada?, ¿en que se diferencia de "El Coche fantástico"?, ¿y del "Halcón Callejero"?....

Si dejamos de lado que las otras dos series tienen un corte bastante parecido ( protagonista un coche en una y en la otra una moto), podemos responder facilmente a las preguntas del primer párrafo.



Y es que lo que diferencia a "El Gran Heroe Americano" de todas las demás series de los 80´s es su planteamiento cómico, a veces hilarante, del fenómeno Superheroe.

¿Os imaginais tener, de la noche a la mañana, superpoderes gracias a un traje?, ¿que el traje os fuese entregado por unos extraterrestres en el desierto?, ¿y que no supieseis su funcionamiento?, ¿aprender a base de ensayo y error?, ..., pues todo esto mezclado, es un cocktel explosivo de diversión y entretenimiento.

Todo esto y mucho más es El Gran Heroe Americano.



Durante un viaje con sus alumnos al desierto, el profesor Ralph Hinkley (William Katt) recibe de parte de unos extraterrestres que aterrizan con su nave un traje que le confiere superpoderes: volar, ver a través de las paredes o ser inmune a las balas. Pero este traje sólo funciona con él y encima todo se le complica cuando al volver se dá cuenta de que perdió el manual de intrucciones en el desierto, por lo que tendrá que aprender su funcionamiento de manera autodidáctica. Esto hace que a nuestro héroe sea habitual verlo volando torpemente y estampándose en muros y paredes.



Ralph quiere entregar el traje a las autoridades, pero un agente del FBI llamado Bill Maxwell (Robert Culp), presente en el momento de la entrega del traje, le convence para que lo utilice contra el crimen, sobre todo en los casos que el trabaja, para poder ganar méritos.


A lo largo de la serie, recibirá ayuda de su novia, la abogada Pamela Davidson (Connie Selleca), la cual se convertíría en su esposa a mediados de la tercera temporada.

También serán frecuentes los apoyos de algunos de sus estudiantes y de un hijo que tuvo en un matrimonio anterior.


En la serie, aparte de encontrarnos con los actores ya mencionados, es de destacar la participación de un jovencísimo Michael Paré (Calles de Fuego y Experimento de Filadelfia) y la que hace de su novia, Faye Grant (la gran Julie parris en "V"). Los dos como alumnos del profesor Hinkley.



La serie fue creada por Stephen J. Cannell, y se estrenó el 18 de marzo de 1.981 en EEUU. En España tuvimos que esperar un poquito más para poder disfrutarla, en el verano de 1984.


Constó de 43 capítulos repartidos en tres Temporadas, y a partir de aquí se retiró su emisión, a pesar del éxito cosechado, por continuas presiones y medidas legales.


Y es que si hay algo que también destaca en esta serie son los continuos problemas que tuvo para poder llegar al público.



Primero, la Editorial D.C. Comics, interpuso una demanda a la productora por plagio con su personaje Supermán. Esta no properó, y se pudo estrenar la serie.


En la segunda temporada, tuviero que cambiar el nombre del personaje, Ralph Hinkley, por el de Ralpf Hanley, ya que el primero coincidía con el del hombre que intentó asesinar a Ronald Reagan.

Después D.C. volvió a interponer otra demanda porque los superpoderes se parecían demasiado a los de Supermán, de ahí que a lo largo de la segunda y tercera temporada de la serie, fuésemos testigos de la aparición de más poderes en el traje, para poder diferenciarlo más de Superman.




Sin embargo, por mucho que hicieron los de la productora para salir hacia adelante, al término de esta tercera temporada finalizaron la serie, para desgracia de los numerosos fans, muchos de ellos en España, pais donde más éxito tuvo la serie.

En el año 86, intentaron recuperarla, pero fue tal el fracaso, que no pasaron del rodaje del capítulo piloto. A todo esto contribuyó la negativa del actor William Katt de volver a interpretar el papel, por lo que le pasaron el testigo a una chica.

Por lo que tengo entendido, este episodio inédito, se encuentra como contenido extra en una edición en DVD de la serie, que ha aparecido hace poco en EEUU.



Los aficionados españoles estamos de enhorabuena, ya que pronto podremos disfrutar de dicha serie en DVD, y ya por fín (supongo), veremos la tercera temporada, también inédita en España.

Para los que son unos frikies, comentaros que el pasado año apareció una serie de comics compuesta por seis números y editada por Arcana Studios junto a Catastrophic Comics, compañía perteneciente al actor William Katt (si,..el actor de la serie).



Además se rumorea por ahí, la preparación de una serie de cortos de animación y una película de imagen real, con la probable aparición de los actores de la serie original.

¿Que hay de cierto en esto último?, quizás pronto lo sepamos,..., lo que si es seguro, es que para finalizar este artículo voy a poner un video con el intro del comienzo de cada capítulo, en el cual suena esa maravillosa canción (¿pensabais que me había olvidado de la música?) titulada "Believe It or Not" e interpretada por Joey Scarbury. Un temazo que estuvo mucho tiempo en la listas de éxitos..




Bueno, espero que os haya gustado, y si es así, recomendárselo a vuestras amistades.