viernes, marzo 27, 2009

OMAC, por John Byrne

Hace poco volví a revisar una miniserie de mi colección privada de comics, la cual estoy en proceso de depuración, y he podido comprobar que sigue siendo una buena obra del género. Me estoy refiriendo a OMAC, por John Byrne.

Omac fue un personaje creado por el grandísimo creador (y recordado) Jack Kirby, a mediados de los setenta, en un momento de capa caída (por ventas) de dicho autor.

En aquellos comienzos nos encontramos a nuestro personaje formando parte de un proyecto llamado OMAC, supervisado por la llamada Agencia por la Paz Mundial, con el cual se convertiría en un ser con super poderes, y prácticamente inmortal. Esto último, gracias a su unión constante con un misterioso satélite llamado "Hermano Ojo", que además de proporcionarle información en todo momento de su misión actual, es capaz de regenerarle a su estado normal cada vez que sufre cualquier daño crítico.

Como ya dije antes, Kirby estaba atravesando un declive profesional y personal, lo que llevo a esta serie a tener una duración de tan solo 8 números. Más adelante, algún que otro autor intentó relanzar dicho personaje con mayor o menor éxito, como recientemente hemos podido ver en "Proyecto Omac".

Pero sin lugar a dudas, la mejor versión ofrecida del mismo (para mí) es la de John Byrne, en esta serie de 1991, y publicada en nuestro país por "Ediciones Zinco" en formato prestigio.

En el primer volumen, nos encontramos a OMAC en una tierra futurista con una estética MAD MAX, en la cual, los pocos humanos que quedan se ven asolados constantemente por un ejército de maquinas controlado por Mr. Grande. Estos humanos tratan a OMAC como un dios que ha venido a salvarlos de su infortunio, y no dudan en hacerle ofrendas de todo tipo.


OMAC consigue llegar a la base de Mr Grande, gracias a la ayuda de "Hermano Ojo" y acabar con él y su reinado de destrucción total. Sin embargo, todavía le queda una última misión, y es viajar a través del tiempo y atajar el mal desde su raíz, allá por 1935, cuando Mr. Grande empezó a forjar su imperio.

Este viaje será posible gracias al mayor invento de Mr. Grande, una máquina del tiempo, y a la inestimable ayuda de los agentes de la "Autoridad Global de Paz".

Los restantes volúmenes nos relatan como OMAC llega al siglo 20, con una identidad nueva, Buddy Blank, y con amnesia total sobre su pasado. Se integra en nuestra sociedad, llegando a contraer matrimonio con una chica y obteniendo trabajo en la empresa más próspera de la ciudad, la que preside un tal "Grandello" (¿Os suena?).

Por una serie de acontecimientos, los cuales no voy a desvelaros aquí, OMAC recupera su identidad y el recuerdo de su verdadero objetivo en esta realidad, destruir a Mr. Grande antes de que sus acciones dejen la Tierra totalmente devastada.

Para mi el gran acierto de John Byrne, es coger el personaje de OMAC y darle un enfoque muy diferente del que le dio su creador, algo que no hicieron otros autores. Con un dibujo espléndido (de lo mejorcito de Byrne), un guion bien estructurado y auto conclusivo, y una presentación en blanco y negro, algo impensable en los comics de Kirby, los cuales suelen tener mucho colorido.

Si tenéis ocasión de leerla, no lo dudéis. Aunque lleva tiempo descatalogada, hay por ahí una edición en un solo tomo, que posiblemente encontréis en Ebay.

Ya me contareis.

No hay comentarios: